00:58 h. Viernes, 20 de Julio de 2018

Tarifaaldia

Juan Manuel Marcos

¡Porque no somos tontos! II

Juan Manuel Marcos | 28 de Julio de 2014

Punto y aparte merece el examen de sus propuestas sobre el desdoble de la N-340, tras mostrar su preocupación y la del Gobierno Central por resolver urgentemente los problemas de tráfico que se producen en esta vía durante el verano, reconoce que: “hay que estudiar el estado actual de la N-340, cómo podemos mejorar la circulación, pero aún no se ha estudiado ni se ha definido”. Contundente, ¿no?

Continuando con el análisis de las actuaciones y discursos de algunos de los políticos que nos han visitado en las últimas semanas y en referencia al poco, por no decir ningún, respeto que estas gentes nos tiene, hoy traemos a colación a la Delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo.

Esta señora si que es una artista en esto de marear la perdiz, y en su primera, y hasta el momento única, visita a nuestro municipio dio muestras de ser una auténtica cachonda mental, o al menos de parecerlo, a tenor de sus ocurrentes declaraciones, algunas de las cuales repasaremos seguidamente.

Al término de la reunión mantenida en el Ayuntamiento con los componentes del equipo local de gobierno, todos ellos muy ufanos de haber logrado traer a nuestro pueblo tan egregia personalidad, Dª Carmen manifestó que: “tras llevar varios días de vacaciones en el municipio, disfrutando de sus Noches en Blanco y de sus playas, vengo a Tarifa a comprometerme como delegada del Gobierno con esta localidad en todas las necesidades que tiene”. A primera vita, parece un poco tarde para comprometerse con nuestras necesidades, no olvidemos que tomó posesión de su cargo de Delegada del Gobierno en 2011. No obstante debemos estar profundamente agradecidos a esta señora, pues aunque ha tardado tres años en darse cuenta de nuestras necesidades, no ha dudado en interrumpir sus vacaciones un rato, para venir a comprometerse con nosotros en cuanto ha sido consciente de la importancia de nuestros problemas.

Más adelante, continuando con su discurso nos desvela los “tres ejes fundamentales para favorecer el futuro desarrollo de la ciudad: El acceso al puerto, la gestión y futuros usos de la Isla de Tarifa y el desdoble de la N-340”. Y para demostrarnos la sinceridad y firmeza de su compromiso, acude a la cita con soluciones precisas, eficaces y de inmediata aplicación para resolverlos.

Y así respecto del acceso al puerto, pasa la pelota al la APBA, a quien responsabiliza de la ejecución del enlace, descargando al Ministerio de Fomento de su responsabilidad, como veis una solución rápida y eficaz. En relación al uso de la Isla, sinceramente no puedo darles una opinión de qué fue lo que realmente dijo, pero por lógica eso se debe más a mi ignorancia, incapaz de interpretar las claras propuestas que hizo, que a lo etéreo de las mismas.

Punto y aparte merece el examen de sus propuestas sobre el desdoble de la N-340, tras mostrar su preocupación y la del Gobierno Central por resolver urgentemente los problemas de tráfico que se producen en esta vía durante el verano, reconoce que: “hay que estudiar el estado actual de la N-340, cómo podemos mejorar la circulación, pero aún no se ha estudiado ni se ha definido”. Contundente, ¿no?

Si esta señora en lugar de a la política se hubiera dedicado únicamente a ejercer como una ama de casa tradicional, a la hora de la cena, reuniría a su familia alrededor de la mesa del comedor vacía, les diría que es consciente de la necesidad de cenar que muestran, y por ello está estudiando elaborar una suculenta cena cuyo menú aún no ha decidido, pero que cuando lo haya resuelto se la serviría, mientras tanto les da un vaso de leche a cada uno, los manda a la cama con el encargo de que descansen plácidamente, en la seguridad de que al día siguiente o más adelante les elaborará un nutritivo y reparador desayuno.

Por cierto hablando de pifia, en mi anterior artículo se coló un “alago” que más que elogio es un insulto a la ortografía y estética del lenguaje, por ello pido disculpas a quienes haya podido ofender en su visión e intelecto.

Saludos.

Más acciones:
Otras opiniones Juan Manuel Marcos
Otros autores
Facebook