12:48 h. Sábado, 22 de Julio de 2017

Tarifaaldia

El ‘levante’ condicionó la procesión de la Virgen del Carmen

La Asociación Parroquial determinó realizar un recorrido más corto y por el casco histórico en lugar de llevar a la talla hasta el muelle pesquero

Shus Terán Reyes  |  17 de Julio de 2017 (00:00 h.)
Más acciones:

Imagen de archivo del desfile procesional de la Virgen del Carmen
Imagen de archivo del desfile procesional de la Virgen del Carmen

 

 

Tal como había previsto la Asociación Parroquial de Nuestra Señora del Carmen, el tradicional desfile procesional de Nuestra Señora la Virgen del Carmen vio modificado sustancialmente su recorrido.

Fue una medida adoptada por una cuestión puramente climatológica y de seguridad, pues la fuerte intensidad con la que soplaba el levante hacía imposible que se procediera al embarque de la imagen para ‘la bendición de las aguas’.

Así, una vez concluida la eucaristía celebrada en la iglesia de San Francisco, la imagen salía del templo y acompañada por un cortejo de autoridades, representación cofrade y numerosos fieles, se iniciaba el desfile. Desde la Plaza del Ángel, pasando por la calle Santísima Trinidad a los sones de la banda de música Virgen de La Palma, el paso de gloria de la patrona de los marineras alcanzaba la plaza de Pedro Alfonso junto a la entrada del castillo, donde sus cargadores la volvían mirando el mar ante la imposibilidad de llegar hasta la lonja pesquera.

Fue en ese momento cuando la miembros de la Policía Portuaria depositaron a los pies de la talla barroca una ofrenda floral.

Continuó el cortejo por la céntrica Calzada para subir por la Calle de la Luz y continuar por las calles Peso y Colón, hasta alcanzar de nuevo Santísima Trinidad. Acompañada por los sones de la banda de música Nuestra Señora de La Palma, el cortejo fue ganando la calle en dirección a su templo, no sin que antes le cantasen la ‘Salve Marinera’ antes que a los sones del himno de España la pequeña imagen entrase a la iglesia.

La jornada tuvo un marcado carácter festivo en el propio puerto, pues no fueron pocos quienes a pesar del levante, participaran de los diversos actos programados.

Baños, cucaña y sardinas asadas en una jornada especialmente intensa para el sector marinero.