05:35 h. Lunes, 26 de Junio de 2017

Tarifaaldia

CATáLOGO DE PLAYAS DEL TéRMINO MUNICIPAL

Tarifa, playas a la carta

Tarifa cuenta con un total de 8 playas catalogadas oficialmente por la Diputación provincial de Cádiz, y solo dos de ellas beben sus aguas del Mar Mediterráneo. El resto, del Océano Atlántico. Curiosamente y al contrario de lo que podría imaginarse, son las de aguas occidentales, las más frías

Shus Terán Reyes  |  21 de Julio de 2014 (08:27 h.)
Más acciones:

La Playa Chica es la playa urbana por excelencia
La Playa Chica es la playa urbana por excelencia

No descubrimos “las Américas” si afirmamos con rotundidad que Tarifa representa las playas de todo el Campo de Gibraltar. Y es que a pesar de que otros municipios cuentan con litoral para disfrutar de las rigurosidades del verano, no es menos cierto, que son numerosos e incontables, los campogibraltareños que sobre todo durante el fin de semana acuden a pasar una dominical e intensa jornada de playa y eso además de en el propio disfrute se traduce en importantes ingresos económicos para la zona. Para que se hagan una idea el pasado año y según fuentes oficiales de la Junta de Andalucía, los municipios del litoral de Andalucía recibieron un total de 13,1 millones de turistas, lo que supone el 59% del total de viajeros que visitaron Andalucía, quienes generaron unos ingresos estimados de 10.100 millones de euros. ¡Ahí es nada!

Tarifa con un extenso término municipal, cuenta además como principal activo, con un extenso litoral que permite además disfrutar o bien del océano Atlántico, o bien del Mar Mediterráneo. Ahí están, solo tienen ustedes que elegir dónde bañan el palmito.

42 kilómetros de litoral dan para muchas playas y a las oficiales, hay que sumar las que se descubren y se nombran de forma particular.

Tarifa cuenta con un total de 8 playas catalogadas oficialmente por la Diputación provincial de Cádiz, y solo dos de ellas beben sus aguas del Mar Mediterráneo. El resto, del Océano Atlántico. Curiosamente y al contrario de lo que podría imaginarse, son las de aguas occidentales, las más frías.

Playa Chica o Rinconcillo

El paseo o repaso de nuestras playas lo comenzaremos por ‘Playa Chica’. La playa del pueblo y que cuenta hasta con alcalde propio. La primera de las playas urbanas que se aloja entre la bocana del puerto y la Isla de Tarifa, formando una pequeña ensenada de escasos 400 metros cuadrados con arena media dorada y una gran lasca de roca erosionada “La losa” que es un mentidero. Con numerosos servicios y cercana a numerosos establecimientos hosteleros, está especialmente para familias y ‘críos chicos’ pues es de aguas tranquilas en las que es normal ver fondear a veleros y donde la Asociación Amigos de la ‘Playa Chica’, celebran cada año desde la quema del “Juanillo” hasta concursos de castillos de arena o la “travesía Playa Chica”.

Los Lances

Con solo cruzar la carretera que salva el istmo tarifeño, nos adentramos hacia el Atlántico a través de la Playa de ‘Los Lances Sur’, la otra de las playas urbanas y que los tarifeños eligen según el viento reinante. La arena es fina y blanca, y sus aguas solo preocupan con la resaca del poniente, Hacia el oeste se extiende más de 4 kilómetros hasta lo que es la zona de ‘La Tortuga’. Es este tramo de playa uno de los más concurridos y los días de bonanza las sombrillas conforman un colorido manto que cubre la extensión de la playa. Esta zona en su proximidad a la desembocadura del Río Jara, ha sido descubierta por muchos campogibraltareños, que ya reniegan de acudir a ‘Los Carriles’ y ‘Los Pinos’, y se han “adueñado” de esta parte en pleno Paraje Natural de Los Lances.

Del Río Jara hasta la Torre de La Peña, comprende ‘Los Lances Nortes’, en la zona de ‘Los Carriles’, especialmente indicada y delimitada para la práctica deportiva. Las cometas y las multicolores velas de wind, decoran el océano con constantes idas y venidas, y comparten espacio con una delicada y frágil avifauna, fauna y flora explosión natural del Parque Natural del Estrecho. Sus arenas finas y medias, de un dorado y blanco reflejo se adentran en un pinar merendero, que se puebla cada fin de semanas de miles de personas que en su regreso conforman las espectaculares procesiones de automóviles en la N-340. Hay que tener especial precaución pues la orilla en este tramo está poblada por lajas rocosas y grandes piedras que pueden dificultad el baño.

Valdevaqueros-Las Dunas

Desde histórica Torre de la Peña, hasta Punta Paloma, se encuentra la que podría ser la playa más preciosa de la provincia. ‘Valdevaqueros’ con su espectacular e indomable duna, convertida en mirador elevado de toda su ensenada, regala aguas transparentes y una estampa inigualable en la que se divisa la costa marroquí el perfil de Tarifa rematada por su isla y la apertura al océano Atlántico. De la desembocadura del Río del Valle en dirección sureste se concentran miles de cometas, velas y tablas que conviven de forma ordenada con los bañistas que se ubican más hacia la duna. A pesar de que las ordenanzas municipales permiten la práctica del nudismo en todo el litoral, es a partir de Valdevaqueros, la zona elegida por su privacidad –infinidad de lugares apartados de la vista- como centro naturista. La proliferación de arcilla en la zona, la hacen además una playa terapéutica y no es raro, sino común, ver a numerosas personas dándose un baño de barro.

Bolonia-El Lentiscal

Hasta la siguiente Playa, la de Bolonia, existe una virginal paseo por uno de los más bellos litorales de España donde podremos descubrir una preciosa cala como es ‘Cala Picacho’ o una formación natural rocosa que con la subida de la marea convierte unas hileras rocas en calles de piscinas en lo que se denomina “los baños de Claudio”. Ya en la ‘Playa de Bolonia’, disfrutaremos de 7 kilómetros de ancha playa que se extiende de la Herradura, y El Lentiscal, pasando junto la milenaria fábrica romana de salazón, perteneciente a las ruinas del conjunto arqueológico de Baelo Claudia y hasta el monumento natural de la Duna de Bolonia se abre la ensenada de aguas tranquilas. En Bolonia, existe además una numerosa oferta gastronómica a través de sus muchos restaurantes. La sierra de La Plata vigila la ensenada y un paseo por la duna o la antigua cantera romana permiten disfrutar de una jornada de playa que además es didáctica y cultural.

El Cañuelo

Escondida y preservada de la presencia del hombre, y a caballo entre Punta Camarinal y el Cabo de Gracia, se encuentra la Playa de ‘El Cañuelo’. Famosa por antiguos y nefastos naufragios de pateras, es una cala coqueta y apartada caracterizada por su entorno natural formado por el monte mediterráneo, acantilados de vértigos y además cuenta a su vez con cuatro pequeñas calas, que parecen palcos naturales al mar. Una de ellas encierra una extraña erosión de las rocas conocida popularmente como ‘la marmita del gigante’. Carece de equipamientos y servicios.

Los Alemanes

La Playa de ‘Los Alemanes’, aunque dentro del término municipal, se encuentra muy alejada del casco urbano y mucho más cerca de la localidad barbateña de Zahara de los Atunes. ‘Los Alemanes’ representa una cala alargada caracterizada por un entorno residencial y de alto poder adquisitivo, que se abre en la ladera de Sierra Plata. Su nombre se debe al origen de los primeros residentes del lugar. Carece de equipamientos y servicios pero sí de limpieza.

Atlanterra

Termina el paseo por las playas en la playa de ‘Atlanterra’, el último núcleo urbano del término tarifeño, y destino vacacional y residencial. Con tres kilómetros de larga y una anchura de 30 a 80 metros de arena gruesa, dorada y con conchas, resulta una playa ideal a la que acudir cuando el levante se hace insoportable en el pueblo. No obstante, hay que extremar la precaución en el baño, pues sus aguas son muy traicioneras. Dispone de equipamientos y servicios para la comodidad de sus usuarios.

La Caleta

A pesar de que por el Este Tarifa cuenta con un litoral de más de 15 kilómetros desde la Casa del Naufrago, hasta Punta Carnero en Algeciras, es solo en esta popular y castiza playa, ‘La Caleta’, donde casi en familia, y viéndonos las mismas caras, se disfruta de las aguas del Mediterráneo. Una playa de cantos y extremadamente rocosas, que se convierte en lugar de reunión vecinal. La plataforma de abrasión que se adentran en el mar actúan de rompiente natural y minimizan el peligro de las corrientes y mareas. Carece de servicios pero está a tiro de piedra del casco antiguo.