09:49 h. Miércoles, 22 de Agosto de 2018

Marítimas

La ICCAT sigue sin atender las necesidades de las almadrabas

La organización internacional solo otorga 4.000 toneladas y rechaza cambiar el plan de recuperación ‘por un plan de gestión’ que responde a las necesidades de la flota y la realidad de la especie

Shus Terán Reyes  |  22 de Noviembre de 2017 (08:37 h.)
Más acciones:

 

Muchas eran las expectativas creadas en torno a la reunión de la ICCAT, la organización internacional que regula las capturas de los atunes rojos. Muchas expectativas creadas en el seno de las almadrabas y en particular en el seno de la almadraba tarifeña, que se han disuelto como un azucarillo en un vaso de agua, cuando ayer se hizo público que la Comisión Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico, la ICCAT, ha resuelto que el total admisible de capturas para 2018 sea de 28.000 toneladas en lugar de las 32.000 que reclamaba el sector. Eso supone que lejos de lo esperado por las almadrabas, el aumento de cuota para esta próxima temporada solo será de 200 toneladas para el sector gaditano, que pasa de las 1.097 toneladas de 2017 a 1.292.

La única noticia positiva que llega desde Marrakech es que el organismo internacional  ha acordado que a partir del próximo año la cuota general se irá elevando de manera progresiva en 4.000 toneladas hasta llegar a las 36.000 en el año 2020.

Las reacciones no se han hecho esperar y desde la gerencia de la Organización de Productores Pesqueros (OPP) de Almadraba, que aglutina a las cuatro empresas que operan en la costa gaditana, es decir las almadrabas de Barbate, Conil, Tarifa y Zahara ha lamentado la negativa de la ICCAT de atender las lógicas demandas planteadas por las almadrabas. Marta Crespo considera “insuficiente” el aumento, aunque reconoce que ya se empieza a ver la luz al final del túnel. Los almadraberos gaditanos esperaban alcanzar la temporada que viene las 1.585 toneladas, la misma cuota que tenían antes de que se implantaran los recortes en 2006.

 

La Directora General de Pesca de la Junta de Andalucía, Margarita Pérez, había defendido el incremento como “necesario para asegurar la rentabilidad de las cuatro almadrabas y 180 barcos de pesca andaluces, cuyos ingresos dependen de esta especie, y con ello, los cerca de 1.000 empleos directos que generan”.

 

Desde el Comité de Empresa de la almadraba tarifeña, una de las más dañadas desde los recortes se había solicitado un aumento de cuota. Ahora con esta subida mínima, confía en que el Ministerio de Agricultura y Pesca, sea sensible a otra de sus peticiones, la reclamación de derechos históricos frente a otro tipo de flota y en ese sentido atender un “mejor y equitativo reparto entre las flotas españolas”.