15:41 h. Lunes, 27 de Marzo de 2017

Tarifaaldia

Humor reflexivo e inteligente en ‘frasco pequeño’

Las dos propuestas teatrales de ayer consiguieron un notable éxito gracias a las interpretaciones y originalidad de las obras

Shus Terán Reyes  |  17 de Marzo de 2017 (00:00 h.)
Más acciones:

Humor reflexivo e inteligente en ‘frasco pequeño’

La propuesta de ‘Escena Teatro’ en colaboración con la asociación para apoyo a la cultura, ‘KC-Tarifa’ volvió ayer a convertir en éxito la oferta de microteatro’ de cada segundo jueves de cada mes (el carnaval lo ha relegado al tercero).

Las obras representadas demostraron la capacidad de transmisión, e intensidad de este formato teatral que desde algunos años viene revolucionando el panorama teatral a nivel nacional y ha supuesto para Tarifa una constante dosis de cultura en ‘frasco pequeño’.

Ayer las propuestas eran cómica y no defraudaron, pero demostraron que del humor al drama o la denuncia social, solo existe un segundo franqueable por la capacidad interpretativa de los actores.

Los malagueños Noé Linfona y Paco Pozo, intérpretes del ‘Agur compadre’ demostraron grandes dosis interpretativa recurriendo al humor para encerrar la realidad social de los prejuicios morales en torno a la homosexualidad. Una situación rocambolesca se da cuando dos aguerridos trabajadores de la construcción uno andaluz y otro vasco, quedan encerrados entre los cuatro muros que acaban de construir y cuya solidez y terminación es motivo de discusión que degenera en una defensa de los valores y tópicos de sus patrias chicas.

Ante la necesidad de derribar un muro para salir del habitáculo y la oposición de cada uno de hacerlo con el que han construido, el asunto degenera y la insostenibilidad de demostración de testosterona se quiebra cuando sin saber el cómo, ni el porqué, acaban besándose. El punto de inflexión que les hará derribar no los muros de ese cuarto donde están encerrados, sino los muros sociales en los que muchos se encuentran atrapados.

La segunda propuesta, ‘Flores para Hynkel’, un texto de Pablo Díaz, basado en hechos reales. Narra el posible interrogatorio a Nikola Radosevic, el proyeccionista que tuvo el valor de exhibir ‘El Gran Dictador’ a unos soldados nazis en Belgrado 1940, durante la II Guerra Mundial. Bajo la dirección de Nora Aguirre,  Simón Ramos y Steven Lance lo bordan dando vida a los personajes.

La capacidad interpretativa de los actores es latente y desde una minimalista pero acertada escenificación, hasta los exagerados, espasmódicos y castrenses gestos del general del ‘Tercer Reich’ de cuya rúbrica depende la vida de Radosevic, denotan las tablas de estos actores que consiguen las constantes risas del público.

Las ‘Flores para Hynkel’ revelan a la risa como uno de los mayores actos de rebeldía ante el totalitarismo. De la crueldad humana, a los actos nobles, sencillos y sinceros capaces de convertirse en salvavidas.

Las obras representadas ayer con un nuevo éxito de público, constataron el poder del teatro para ofrecer lecciones de antropología en apenas 15 minutos.

La siguiente cita con el microteatro en Tarifa tendrá lugar en mayo, saltándonos el mes de abril debido a la coincidencia en fecha con la Semana Santa.