18:25 h. Martes, 19 de Junio de 2018

Actualidad

Más allá de un mero servicio policial

Tres miembros de la Guardia Civil se jugaron la vida el lunes para salvar la vida de más de treinta migrantes. Ayer otras 89 personas, entre ellos menores, eran rescatados de hasta 5 pateras de las aguas del Estrecho

Shus Terán Reyes  |  14 de Junio de 2018 (08:39 h.)
Más acciones:

Los agentes protagonistas de un servicio policial que evitó una tragedia/TAD.
Los agentes protagonistas de un servicio policial que evitó una tragedia/TAD.

 

 

Los tres agentes de la Guardia Civil que en la jornada del pasado lunes día 11 se jugaron literalmente la vida para salvar a varios migrantes que se habían lanzado al mar desde una patera en la que viajaban para alcanzar la orilla nadando de una playa de Atlanterra comparecieron ayer en el Cuartel de la Guardia Civil para narrar su actuación.

 

Se tratan del Sargento Raúl López, el cabo, Miguel Ángel Sevilla y el guardia David Álvarez, pertenecientes a una patrulla perteneciente al Puesto de Torreplata. Ninguno lo dudo cuando vieron que los inmigrantes tenían dificultades por alcanzar la orilla y estaban en juego las vidas de seres humanos.

 

“Sobre las ocho de la mañana nos avisaron de que venía una embarcación con inmigrantes y que seguida por una embarcación de Salvamento ésta no paraba y estaba determinada a llegar a la playa de Los Alemanes y al menos cuatro personas decidieron saltar al mar, uno de ellos por poco de ahoga que es el que salvó el sargento”, relata uno de los agentes. “El patrón llegó a la orilla y otras personas se encaramaron a las rocas.

 

El guardia David Álvarez cuenta que “cuando el patrón saltó al mar, la embarcación con 33 personas, 32 eran menores quedó a merced del oleaje y temimos lo peor, fue por ello por lo que me lancé al mar con la idea de llegar a la embarcación arrancar el motor y alejarla de las rocas. El trayecto a nado se me hizo eterno por el violento oleaje y creí que no llegaba”, asegura el agente para quién una vez alcanzada la embarcación no cesaron los problemas. “La hélice tenía enganchado un cabo y al motor le había entrado agua. Una vez liberada la hélice y cuando después de achicar mucha agua, arranqué el motor, quedaban apenas unos metros para habernos estrellado contra las rocas. Finalmente y tras sortear dos olas que puso a la embarcación en vertical, conseguimos salvar la situación y alejarnos de las rocas” asegura el guardia que mientras tanto asistía a como su compañero el sargento Raúl López tras asistir a uno de los inmigrantes a los que ayudó a salir del mar, tenía serios problemas que hizo que otro compañero tuviera que saltar por él y tras unos minutos agónicos que se eternizaron, ambos consiguieron, magullados y con cortes y rasguños salir del mar y con la satisfacción personal de haber salvado más de una treintena de vidas.

 

“Bueno…. Fue una odisea pero… salió todo bien y hemos salvados un montón de vida y eso es lo que nos llevamos” asegura el agente que entorna una sonrisa que revela una enorme satisfacción que comparte con sus compañeros.

 

 

Las pateras y los rescates no cesan

 

Mientras que los agentes relataban sus vivencias, fuentes de Salvamento Marítimo informaban del rescate de un total de 89 personas rescatadas en 5 contingentes distintos. El primero lo realizaba la tripulación de la Guardamar Concepción Arenal que rescató a 66 migrantes, entre ellos 8 mujeres, que navegaban a bordo de cuatro pateras. La primera de ellas fue localizada a las 7:20 horas con 9 personas, en la segunda viajaban 12, en una tercera había cinco migrantes y en la cuarta 41 personas de origen magrebí. Tras su rescate, la embarcación los trasladó hasta el puerto de Algeciras.

Por otro lado, Por otra parte, a las 11.30h el buque Luz de Mar rescató a 22 hombres y 1 mujer magrebíes, de una patera localizada 23 millas al oeste de Tarifa, que también fueron conducidos al muelle del Saladillo de Algeciras, donde junto a sus compañeros fueron atendidos por el personal de Cruz Roja.