Liberada en la playa de Bolonia un ejemplar de tortuga boba recuperada en el Cegma de Algeciras

En la suelta del reptil colaboraron los alumnos y alumnas del CPR Campiña de Tarifa, que también participaron en un taller de varamientos de cetáceos



La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha liberado hoy en la playa de Bolonia, en la localidad de Tarifa, un ejemplar de tortuga boba que ha sido recuperado en el Centro de Gestión del Medio Marino (Cegma) de Algeciras. A la suelta han asistido el delegado territorial de Medio Ambiente, Ángel Acuña, y el alcalde de la localidad, Francisco Ruiz, quienes han agradecido el trabajo realizado por el Cegma y su equipo. Junto a ellos han colaborado en la liberación medio centenar de alumnos del Colegio Público Rural Campiña de Tarifa, que también han participado después en un taller sobre varamientos de cetáceos que se ha celebrado en la playa cercana a su centro escolar.

El reptil liberado mide 44 centímetros de longitud e ingresó con 14 kilogramos de peso. Es un ejemplar de tortuga boba (caretta caretta) de la cual se desconoce el origen exacto del varamiento ni las causas del mismo, ya que fue depositada por un particular en el paraje de Doñana de La Cañada de los Pájaros (Sevilla), en el que fue recogida por los técnicos del Cegma. Durante estos meses ha recibido los tratamientos necesarios hasta alcanzar su total recuperación, y en la actualidad se encuentra en perfecto estado y lista para ser liberada al medio natural con todas las garantías.

Estadísticas
Durante el pasado año 2016 se registraron en Andalucía los varamientos de 126 cetáceos y 109 tortugas marinas. A tenor de la distribución espacial de dichos varamientos, en el cómputo de estos años (2008-2016) la costa del Golfo de Cádiz (Cádiz y Huelva) registró tres veces más número de varamientos de tortugas marinas que los obtenidos en el resto de provincias mediterráneas de la costa andaluza.

Desde 2008 hasta el mes de junio de 2017 se atendieron un total de 2.686 varamientos en toda la región, de los cuales 1.390 correspondieron a cetáceos (52%) y  1.296 (48%) a tortugas marinas
 
En el caso de la provincia de Cádiz, durante el pasado año se produjo el varamiento de 39 cetáceos  y 31 tortugas marinas, lo que se traduce en que con respecto al año anterior los varamientos de cetáceos se han mantenido y el de tortugas ha disminuido en un 40%. En lo que va de año 2017 se han registrado en esta provincia 35 cetáceos y 22 tortugas marinas varadas.
 
Desde que el Cegma empezó a estar operativo en el año 2008, han ingresado con vida 72 tortugas bobas en las instalaciones del Cegma del Estrecho, de las cuales 63 tortugas procedían de la provincia de Cádiz. El éxito de recuperación de estos ejemplares es del 80%.
 
En lo que llevamos de año 2017, han ingresado en el Cegma siete tortugas, 6 aparecieron en la provincia de Cádiz, una de ellas en Sevilla y otra en Motril. Durante los meses de junio y septiembre se liberaron tres ejemplares ya recuperados, a los que hay que sumar el que se libera hoy en Tarifa y otro que lo hará en unos días Salobreña. Mientras, los dos ejemplares restantes permanecerán ingresados durante el invierno para poder recuperarse por completo de sus lesiones, ya que uno ingresó debido a una fractura en el caparazón tras la colisión con una embarcación y el otro ejemplar llegó a la costa con todo su cuerpo enmallado en restos de redes y basuras marinas, lo que le impedía nadar, bucear y alimentarse con normalidad.

Una especie amenazada
La tortuga boba es una especie amenazada incluida en listados que obligan a una protección activa de sus poblaciones. Por ejemplo, el Catálogo de Especies Amenazadas de Andalucía la considera ‘Vulnerable’ y la Directiva Hábitat 92/43/CEE la incluye en uno de sus anexos principales. Puede alcanzar hasta un metro de longitud y lo largo de su vida realiza grandes migraciones en las que recorre de una a otra costa el Atlántico y el Mediterráneo, retornando año tras año a las mismas áreas de alimentación tras las migraciones reproductoras. El mar de Alborán destaca como una de las principales áreas de alimentación para zonas reproductoras tan importantes para su supervivencia como las Islas de Cabo Verde.

Las tortugas marinas juegan un papel muy importante en el equilibrio de algunas especies marinas, entre ellas las medusas, de las que se alimenta, controlando de esta manera sus poblaciones.

Para atender a los ejemplares aparecidos en nuestras costas es importante informar a través del teléfono gratuito de emergencia 112. Asimismo, los técnicos de los CEGMAs recomiendan no manipular ni cetáceos ni tortugas marinas, vivos o muertos, ya que se trata de especies salvajes que pueden presentar algún tipo de enfermedad o patología, por lo que deben ser tratadas por personal especializado.